«Os lo aseguro, que todo lo que hicísteis…a mí me lo hicísteis» (Mt 25,31-46) (20-11-2020)

«…Os lo aseguro que todo lo que hicísteis por uno de estos hemanos míos más humildes, por mí mismo lo hicísteis.» (Mt 25,31-46)

Eñ evangelio del próximo domingo nos hace cuestionarnos sobre nuestra entrega al hermano, atendiendo sus necesidades.

Tendemos a pensar en un prójimo desfavorecido económicamente, pero no pensamos en la pobreza de espíritu, de salud, en la soledad…toda esa necesidad que pasa a veces desapercibida y con la que convivimos sin abrir los ojos ni las manos.

Analicémonos a nosotros mismos. Cuánta pobreza llevamos dentro deseando muchas veces pedir ayuda a gritos sin saber cómo hacerlo.

Nuevamente se nos pide tender la mano al hijo que os necesita para jugar un rato, al esposo que necesita ser escuchado un momento, a nuestros mayores, que necesitan una llamada cariñosa…y desde ahí, ya podemos dirigir nuestra mirada a los que tenemos más lejos.

Finalmente, pidamos también humildad para aceptar esa ayuda que nos presta quien tenemos cerca y es lo suficientemente sutil como para detectar nuestra debilidad y nuestrea pobreza.

Los comentarios están cerrados.

  • FSE Colegio La Milagrosa Oviedo